El Proceso:

Arte, técnica e historia.


Es fácil imaginar a los primeros pobladores agitando hojas para refrescarse.

L os primeros abanicos rígidos que se conocen son probablemente los representados en pinturas y bajorrelieves en la tumba de Tutankamon (aprox. 1350 AC) y los descubiertos posteriormente en China (aprox. 200 A.C.). Estos primeros abanicos estaban hechos de plumas, juncos, tejidos, bambú, papiros, pergaminos o madera. Más tarde se pasaría a la construcción en seda y papel.

Es fácil imaginar que el abanico tuvo su origen en las regiones cálidas del planeta, cuando los primeros pobladores agitaban hojas de tamaño adecuado para refrescar el cuerpo y alejar a los insectos. En los últimos 3.000 años, el abanico ha servido como objeto ceremonial, tesoro, recuerdo, regalo, complemento de moda, artículo de coleccionista o artículo publicitario. Se cree que los abanicos desplegables tuvieron su origen en Oriente (aprox. 900 D.C.) y su aceptación se extendió rápidamente, debido a su comodidad para el uso personal. Actualmente, el abanico es un complemento de moda que se utiliza incluso en lugares alejados de regiones cálidas, como teatros, discotecas, estudios de televisión, etc.

E n Europa, los abanicos rígidos aparecieron a finales del siglo XVI. Los abanicos desplegables datan del siglo XVIII y se construían en varios países, siendo los principales fabricantes España, Francia, Inglaterra, Italia, Holanda y Alemania. Para satisfacer la demanda de complementos de moda, las factorías empleaban todo tipo de materiales como madera, marfil, carey, madreperla, oro, plata, laca, seda, gasa o encaje, y posteriormente eran impresor o pintados a mano. Su desarrollo continuó durante el siglo XIX y principios del XX, con más diseños de especialistas.

Se está generalmente de acuerdo en que la cima del desarrollo del abanico en Europa se alcanzó a principios de la década de 1880. Sin embargo, el efecto de dos guerras mundiales en la primera mitad del siglo XX redujo considerablemente su uso. No fue hasta la década de 1960 cuando el turismo en Europa hizo avanzar nuevamente el desarrollo de abanicos, en los que se representaban lugares de vacaciones como recuerdo. Ya a finales de la década de 1980, hicieron su aparición los primeros abanicos publicitarios. Fruto de la moda por el coleccionismo, durante los últimos 20 años el abanico ha experimentado una explosión de interés renovado hasta nuestros días.

This post is also available in: English (Inglés)